domingo, 10 de febrero de 2013

150 palabras: El disfraz de hipopótamo (hipopótamo, noche, sillón)



Unos días antes de carnaval, mamá le preguntó a Guillermo de qué quería disfrazarse.

-De hipopótamo –contestó Guillermo.
-Perfecto. Te prepararé un disfraz de hipopótamo.

Esa semana mamá tuvo mucho trabajo y fue incapaz de hacer el disfraz que había prometido a Guillermo. El día anterior a la fiesta de carnaval Guillermo le dijo:

-Mamá, no te olvides que mañana es la fiesta. ¿Tienes listo mi disfraz de hipopótamo?
-Por supuesto, pero quiero que sea una sorpresa. Mañana temprano lo encontrarás al pie de tu cama.

Cuando Guillermo se durmió mamá se sentó en el sillón a confeccionar el disfraz de hipopótamo. No quería incumplir su promesa y desilusionar a Guillermo. Estuvo casi toda la noche cosiendo, y finalmente consiguió tener listo el disfraz, aunque no quedó como le hubiera gustado.

Al despertar, Guillermo encontró su disfraz y pensó: “esto parece más un elefante que un hipopótamo”, pero decidió no decirle nada a mamá. Sabía que había estado trabajando en él durante toda la noche.

Se puso el disfraz con ayuda de mamá y se fue al cole, dispuesto a disfrutar de la fiesta de carnaval.

10 comentarios:

  1. La verdad es que por los hijos se hace lo que sea y aunque el disfraz fuese más un elefante que un hipopótamo estaba hecho con todo el amor del mundo.

    ResponderEliminar
  2. Si educas a tu hijo tal cual comentas y escribes, va a salir un super niño, atento y cariñoso. Me encanta que tanto madres como hijos aprecien el trabajo que cuesta hacer las cosas, aunque se hagan por amor.

    ResponderEliminar
  3. La dedicación de una madre siempre es insuperable, el amor de un hijo hacia ella también debería ser así, tal como sucede en tu relato, pero en muchos casos no pasa eso ¿cierto? La crianza es lo más importante. Un 10 para tu cuento.
    Feliz Domingo de Carnaval!!

    ResponderEliminar
  4. Ay que tierno!!! lo que no hace una madre por su peque!! seria estupendo que todos los peques tuvieran esa reacción y reconocieran todo lo que somos capaces de hacer por ellos, la lastima es que muchos se dan cuenta tarde, intentemos que no les pase a los nuestros :) besotes y buen comienzo de semana cielo

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que con el trabajo, hay veces que mamas y papas vamos a la carreta y se nos olvidan algunas cosas, aunque siempre encontramos momento para atenderlas sea como sea,
    Muy bonito el detalle del peque de no decirle nada a su mamá :)

    ResponderEliminar
  6. Que bonito! Por un hijo todo y lo mejor es el ejemplo del hijo!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito!!! Cómo las mamás nos pasamos noches en vela haciendo cosas por nuestros niños y cómo nuestros niños nos quieren con locura!!!

    Maravilloso!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Una historia preciosa, me ha encantado la historia, tierna y conmovedora, besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué pena que no saliese como esperaban! Y ésa pobre mamá cose que te cose toda la noche... uff!! Un relato muy realista.

    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  10. Maravillosa historia. Una pena que después de tanto esfuerzo el disfraz no quedara tan genial como se merecen Mamá y Guillermo.
    Feliz Semana

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu visita! Espero volver a verte pronto por aquí :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...