miércoles, 16 de mayo de 2012

Nuevamente juntos

Estos últimos días han sido inolvidables. Después de casi dos años mi hermana, su novio, mi mamá, mi marido y yo hemos vuelto a estar juntos. Y por primera vez también ha estado con nosotros el nuevo y, para nosotros, más importante integrante de la familia: Mateo. Muy probablemente sea él quien haya logrado movilizar a tanta gente -algunos han tenido que cruzar el charco- para que este encuentro se lleve a cabo. Y también en honor a él ahora tenemos nuevas identidades, pues nos hemos convertido en la mamá, el papá, la abuela, la tía y el tío de Mateo. Es increíble cómo se puede querer tanto a un ser que mide menos de ochenta centímetros y que con las justas alcanza los once kilos de peso, y como a su vez él puede hacernos tan felices. 


Han sido unos días únicos y muy intensos. Hemos disfrutado mucho los unos de los otros, hemos paseado, hemos jugado, nos hemos reído a carcajadas y hemos comido en demasía. Mañana mi hermana y su novio vuelven a casa y no es necesario decir cuánto vamos a extrañar su compañía y ayuda, sobretodo el pequeño Mateo. A pesar de que es la segunda vez que ve a su tía, Mateo sólo ha tenido sonrisas y muchos besos -uno que otro con mordida incluida- para ella. Se ha engreído con ella, han jugado juntos desde muy temprano por la mañana, lo ha entretenido con canciones durante las comidas y ha sido precioso ver cómo a la hora de la siesta se dormía tranquila y plácidamente entre sus brazos. En cuanto a su tío, es la primera vez que lo ve y no ha dejado de observarlo y escucharlo atentamente cada vez que hablaba, como si entendiera perfectamente lo que decía, regalándole de vez en cuando una amigable sonrisa.

Como ya dije en algún post anterior, lo que más lamento de vivir fuera de mi país es que Mateo vea poco a sus abuelos y tíos -y eso que aún no hay primos-, y viceversa. Durante estos días, al ver a Mateo tan feliz, he reafirmado mi creencia sobre lo importantes que son para el desarrollo y la vida emocional de los niños. No sé cómo se sentirá Mateo ni qué efecto pueda tener en él el hecho de que vea a sus familiares sólo por unos días, que se encariñe con ellos y luego tenga que despedirse y no volver a verlos seis, ocho o doce meses después. Por ahora sólo nos queda decirle a los tíos que nos ha encantado tenerlos con nosotros, que los vamos a extrañar mucho y que esperamos verlos pronto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu visita! Espero volver a verte pronto por aquí :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...