viernes, 7 de diciembre de 2012

¿Qué quiero enseñarle a mi hijo?

Haciendo limpieza de mi ordenador encontré este texto que escribí hace un buen tiempo, cuando estaba embarazada. Confieso que no recordaba que existía, pero me alegra haberlo encontrado. Así que para que esto no vuelva a sucederme y para que no quede en el olvido, he decidido compartirlo en el blog. 


Cuando supe que estaba embarazada mi cabeza se convirtió en un remolino de pensamientos. Es muy difícil expresar en pocas palabras todo lo que pasó por mi mente. ¿Estoy realmente preparada para ser madre? ¿Qué tengo que hacer para que mi bebé nazca sano y fuerte? ¿Seré capaz de cuidar correctamente de él? ¿Nos va a alcanzar el dinero para darle todo lo necesita? ¿Cómo vamos a organizarnos para cuidarlo (mis padres y mis suegros viven a 14.000 km!!!)? Y un largo etcétera.
En medio de esta interminable lista de preguntas apareció una que atrajo mi atención y a la que quiero dedicar este texto. ¿Qué quiero enseñarle a mi hijo? Cuando sea adulto y piense en mí, ¿qué es lo que más quiero que recuerde?
Estoy profundamente convencida de que hoy en día le damos demasiada importancia al dinero y a las cosas materiales. La persona más exitosa es la que más dinero gana, la que tiene el mejor coche, la casa más grande y se va lo más lejos posible de vacaciones. Todo se mide por los beneficios económicos que genera, siempre estamos pensando en lo que nos queremos comprar, en cuánto nos cuesta esto, cuánto nos podemos ahorrar con esto otro, qué hacemos con nuestros ahorros para rentabilizarlos al máximo, ah no….esto no me compensa, solemos decir continuamente.
Y lo cierto es que pocas veces pensamos en cómo ser mejores personas, cómo entender, ayudar y hacer felices a los demás, en compartir sin importar que eso implique sacrificarnos un poco. Queremos tener más y más, a costa, muchas veces, de lo que sea. Así que ya se imaginarán qué quiero enseñarle a mi hijo, y a través de este proceso, crecer personalmente yo también.
Primero que nada, que sea una buena persona. Que actúe de tal manera que sus actos no dañen a los demás ni a sí mismo. Que sea justo, que intente siempre ponerse en los zapatos de los demás, que sea compasivo, que comparta. Recuerdo un día hace algunos años en que estábamos mi marido y yo sentados en una banca en Manresa y pasó una niña pequeña con sus padres comiendo castañas, y nos dijo: “¿quieren?” y nos invitó unas cuantas. Fue un momento muy especial.
Lo segundo que quiero enseñarle es que no se apegue al dinero y a las cosas materiales. Que el tener más no guíe su vida. Que no sufra porque no puede comprarse el mejor coche, tener una casa más grande o irse de vacaciones a un país exótico. Que no se compare con los demás. Que disfrute y sea feliz con lo que tiene.    
Y finalmente que actúe por convicción. Que no se deje llevar por la corriente o por las convenciones sociales, que al actuar tome en cuenta sus sentimientos y emociones y confíe en ellos. Sólo así podrá ser feliz.

¡BUEN FIN DE SEMANA!

15 comentarios:

  1. Pues sí, estoy totalmente de acuerdo contigo...dentro de unos años espero poder compartir contigo vivencias y sentirnos orgullosas que nuestros hijos son hombres de provecho y que así, persona a persona, conseguiremos que el mundo sea mejor ;)

    Un besazo

    Pd. Qué comentario más "zen" me ha salido...será que es viernes!! Feliz finde guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me ha encantado el comentario! Y es que es cierto, ojalá nuestros hijos sean buenas personas, porque estoy convencida de que si todos pensáramos tan sólo un poco más en los demás, el mundo sería mucho mejor :)
      ¡Feliz domingo guapa!

      Eliminar
  2. Gracias por haberlo sacado del baúl del olvido. Hoy me lo has recordado tú, otros día serán otros ... Un regalo muy fácil, pero muy grande, es dar una sonrisa y tender una mano. Desde www.librosdepapel.com gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tomarte el tiempo de leer la entrada y comentarla! Me han gustado mucho tus palabras :) Cuánto nos cuesta a veces sonreír y ayudar, solemos estar enfrascados en nuestros pensamientos y preocupaciones, pensando poco en los demás.
      ¡Feliz domingo!

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo. Gracias por compartir esta "reflexión".
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti Eva por tomarte el tiempo de leerla!
      Besos y feliz domingo.

      Eliminar
  4. Muy buena reflexión, eres una madre maravillosa.

    Un besote

    ResponderEliminar
  5. Una reflexión preciosa y muy bien expresada. Aquí la tendrás para siempre. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Pilar! Así es, acá volveré cuando necesite recordarla!
      Besos y nos vemos el lunes!

      Eliminar
  6. Es bonito conseguir otras madres que esta pensando igual que yo, Temo que mis hijos se sientan extraños, ante sus compañero pues ellos valoran mucho las cosas sencillas y sus compañero mas las cosas materiales....mi esposos me dice q no me preocupe que ellos poco a poco se juntaran con personas que piensen como ellos ;)
    Saludos muy afectuosos,
    Andreína.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andreína!
      Gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo con tu esposo, creo que uno se junta con personas que piensan como uno. Lamentablemente, pienso que hoy en día damos mucho valor a las cosas materiales y quizás a veces sea más difícil encontrar gente sencilla, pero es cuestión de buscar bien, porque hay muchísima y muy valiosa.
      Besos y feliz domingo!

      Eliminar
  7. me encantò el post y pienso igual!!
    Siempre quise q Rafa tuviera todo, pero de los mas sencillo posible, nada de juguetes caros y q no estimulen en nada... prefiero hacerle yo misma y de los q gana muchos los dejo guardados.. o pq no les dà pelota, o porque son peligrosos q suelten piezas, pero tbn porque no quiero q tenga este acùmulo de cosas y q no le de valor a nada! Y bueno, totalmente de acuerdo con todo lo demas.
    besotes.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo Mila. Pienso mucho en esto últimamente y me encantaría conseguir transmitirle todo eso a Paula. Que la vida y la felicidad son mucho más que buenos coches, buenos trabajos y buenas casas... Es difícil porque lo que tú fomentas por un lado, la sociedad lo contrarestra por otro...

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  9. De casualidad he dado con tu blog y puedo decirte que ésta entrada me ha encantado. Muy importante lo que has destacado. Ojalá todas las madres tuvieramos los mismos fines, para con nuestros hijos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu visita! Espero volver a verte pronto por aquí :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...