sábado, 22 de septiembre de 2012

Hoy


Vía Yogitimes


Vive de forma sencilla.
Sueña en grande.
Sé agradecido.
Da amor.
Ríe mucho.


¡FELIZ SÁBADO!

viernes, 21 de septiembre de 2012

Algodón de azúcar

Cuando era niña mi madre no me dejaba comer algodón de azúcar, así que apenas tuve la oportunidad me compré uno y, por supuesto, me encantó. A día de hoy cada vez que voy a una feria o parque de atracciones me compro un algodón de azúcar.


Hace un par de semanas decidimos pasar la tarde del domingo en el Parque de Atracciones del Tibidabo y después de subirnos un par de veces al carrusel y al trencito papá me compró el tradicional algodón. Mientras lo comía el enano me miraba con cara de "¿Y eso qué es? Yo también quiero probar", así que le dimos un pelín. 


¿Le habrá gustado?


Y a ustedes, ¿les gusta el algodón de azúcar? ¿Dejan que sus hijos lo coman?


¡BUEN FIN DE SEMANA!

lunes, 17 de septiembre de 2012

Mi vuelta al trabajo


Después de quince meses hoy he vuelto a ocupar el puesto de trabajo que dejé el día anterior a que naciera mi enano. El día no ha empezado de la mejor manera, desde las 5am Mateo ha estado inquieto, quejándose y sin poder conciliar el sueño. A veces me parece que es súmamente perceptivo y que sabe algo distinto va a suceder. Finalmente a las 6:30am nos hemos levantado de la cama y hemos decidido empezar el día. Con la ayuda de papá y de mis suegros he podido salir de casa a las 7:30am y llegar al trabajo a eso de las 8am, tal como lo había planeado (a pesar de la huelga de transportes). Creo que me ha sido más fácil despedirme del enano en casa que en la guardería, como había estado haciendo los últimos días. Me ha mirado de forma extraña cuando me iba, pero no ha llorado. Papá dice que tampoco lloró al dejarlo en la guarde.


No voy a negar que me he sentido bien de volver al trabajo, reencontrarme con mis compañeros, compartir conversaciones, cafés y comida. Eso sí, la cosa no está fácil para nadie y trabajo hay poco así que me va a tocar usar mi creatividad e inventármelo :) Por lo pronto me he dedicado a revisar correos electrónicos y los proyectos que dejé antes de irme, para ver cómo los habían terminado. Espero que esta situación no dure mucho y que en unos pocos días aparezca algún proyecto en el que pueda participar.  

Cerca de las 4pm he salido a buscar al enano a la guarde. Me ha encantado ver lo feliz que se puso cuando me vio entrar a la clase. Su profesora dice que ha estado contento, que ha comido y ha descansado bien. Y la verdad es que se le notaba. Estaba contento.

Así que puedo decir que el día, a pesar de no haber empezado muy bien, ha sido bastante mejor de lo que esperaba :)
  

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Guardería, visitas y vuelta al trabajo

Hace como un mes comenté en este post que septiembre sería un mes de muchos cambios. Ya estamos en septiembre y los cambios no se han hecho esperar. 

Empezamos hace algunos días con la guarde del enano. Las cosas poco a poco van mejorando. El lunes y hoy el enano se quedó el día completo, y aunque por la mañana lo dejamos llorando, por la tarde lo encontramos tranquilo, y la profe nos dijo que había comido bien, había dormido y había estado jugando con los otros niños. Así que al parecer el enano se está adaptando, tal como me aconsejaron teníamos que darle más tiempo. ¡Muchas gracias por sus comentarios! La verdad es que me han ayudado bastante ;)

Las visitas que teníamos programadas están llegando poco a poco. Mi hermana y su novio llegaron el lunes y hoy han partido a visitar otras ciudades europeas, el mismo día en que han llegado mis suegros ;) El enano está un poco sorprendido con todo este alboroto, hace un tiempo que no veía a su tía ni a sus abuelos, así que se comporta de forma amigable pero temerosa a la vez, les sonríe pero no quiere que lo cojan en brazos. Me imagino que poco a poco les irá cogiendo confianza y se acostumbrará a tener nuevas personas en casa. 

Y por último, mi vuelta al trabajo está cada día más cerca. El próximo lunes me reincorporo después de 15 meses de excedencia. Espero que no se me haga muy duro, y que pueda con todo.

Así que ya ven, no tengo tiempo para aburrirme. Tanto así que hoy me olvidé del miércoles mudo ;((( Será para la próxima...

sábado, 8 de septiembre de 2012

El segundo día

Primero que nada, quería agradecerles sus comentarios a mi entrada anterior, gracias por sus palabras de apoyo y energía positiva!!! La verdad es que cuando abrí esté blog nunca pensé que llegaría a conocer tantas otras mamás con las que compartir experiencias, dudas, miedos, alegrías...Este blog se ha convertido para mí en algo así como una vía de escape, una forma de obtener consejos, apoyo, ayuda. Y a pesar de que sólo las conozco virtualmente siento que ya forman parte de mi vida ;) Gracias nuevamente!

Bueno, el segundo día no fue tan bien como el primero. Para empezar pasó una muy mala noche. Mi enano no suele dormir muy bien pero esta vez fue peor, se despertó muchas veces durante la noche y a eso de las 5:00am empezó a quejarse y a darse mil vueltas, estaba medio dormido, pero se notaba que su sueño era muy ligero y que no estaba descansando.

Así que se imaginarán que a las 8:30am cuando lo dejamos en la guarde estaba muerto de sueño. Se quedó tranquilo, nos despedimos y la cuidadora se lo llevó para adentro sin problemas. Así que me fui super triste pero un poco más tranquila que el día anterior porque pensaba que todo iría bien. Mi sorpresa fue al llegar a buscarlo y encontrarlo con otra ropa!!! Según me han dicho tenía mucho sueño y como no conseguía dormir (le cuesta mucho hacerlo solo) estuvo llorando y vomitó un poco de leche con mocos (es cierto que estaba con un poco de mocos). Pero que no me preocupara, que era normal. ¿Normal? Casi me muero. No saben cómo me sentí. Se me partió el alma. Además, en ese momento ya no estaba llorando pero tenía una carita...


Salí de la guardería y lo primero que pensé fue: "Aquí no vuelve más" (yo soy así, cuando me pongo nerviosa me vuelvo un poco radical). Lo traje a casa, comió, durmió una siesta de tres largas horas y al despertarse era otra persona. Luego me tranquilicé un poco, estuve conversando con mi marido y lo que creemos es que debemos esperar algo más de tiempo antes de tomar una decisión, las adaptaciones suelen ser largas y complicadas. Pero estamos evaluando la alternativa de que sólo se quede mediodía, y contratar una canguro que vaya a buscarlo y lo traiga a casa para comer y hacer la siesta. Yo podría estar en casa a eso de las 4pm. 

No sé, la verdad es que estoy un poco desconcertada, esto es algo que no esperaba. Pensaba que lloraría al dejarlo pero que luego sabrían cómo distraerlo y se le pasaría. Lo cierto también es que a Mateo le cuesta mucho conciliar el sueño y obviamente en la guardería es imposible que alguien se dedique exclusivamente a hacerlo dormir. 

¿Qué opinan? ¿Qué harían ustedes? Dejar mi trabajo no es una alternativa, ahora sí necesitamos mis ingresos.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Llegó el gran día...

Como todo en la vida, el primer día de guardería tenía que llegar. Ayer fuimos a conocer a la tutora y la verdad es que nos quedamos bastante tranquilos porque es una chica joven, alegre, simpática, con buena energía y, al parecer, con paciencia. Mi enano estaba contento, tenía una sala de juegos solo para él y no paraba de dar alaridos y sonreírle a la profe.


Hoy a las 8:30am en punto estábamos en la puerta de la guarde, luego de explicarle varias veces al enano que íbamos a ir de nuevo al cole pero que esta vez lo íbamos a dejar y yo volvería a buscarlo en unas horas -hoy y mañana se quedará mediodía, a partir de lunes el día entero-. Hemos entrado, una de las profes lo ha cogido, nos hemos despedido y nos hemos ido. Cinco minutos. Dicen que la despedida debe ser corta para no hacer la separación más difícil para todos. El enano nos ha mirado con una cara extraña, mientras veía como nos íbamos y a él se lo llevaban para adentro.


¿Qué habrá pasado después? No lo sé. Me imagino que me lo explicarán ahora que vaya a buscarlo. Por lo pronto papá y yo hemos salido, nos hemos abrazado y yo no he podido evitar soltar más de una lágrima en el camino de regreso a casa. Como alguna vez comenté en este blog, pienso que la vida son etapas y que cada etapa nos aporta algo distinto, nos enriquece y nos ayuda a crecer como personas. Hoy cierro una etapa maravillosa -quince meses sin separarme de mi enano- para abrir una nueva. Confío en que nos irá muy bien. 

¡Te voy a extrañar mucho enano!

lunes, 3 de septiembre de 2012

Quince meses


Hoy cumples quince meses. ¡Qué rápido se pasa el tiempo! Casi sin darnos cuenta has dejado de ser un bebé para convertirte en un niño, y espero que estos quince meses en los que hemos estado juntos todo el tiempo te hayan preparado para afrontar los cambios que viviremos en los próximos días (te vas a la guarde y mamá a trabajar, ¡te voy a extrañar mucho!).

Dos meses

Aún no andas, te pones de pie y avanzas sujetándote de las paredes y de los muebles, pero todavía no estás listo para soltarte. Cuando te cojo de las manos para ayudarte a caminar te enfadas y te sientas. Lo tienes muy claro. No te sientes seguro, cuando estés preparado te soltarás a andar y no habrá quien te pare. Como todo niño tienes tus ritmos y nosotros debemos respetarlos. 

Lo mismo pasó con el gateo ¿recuerdas?. Te colocaba boca abajo para estimularte a gatear como me habían recomendado y te enfadabas, así que dejé de hacerlo. Y un buen día empezaste a gatear y no paraste más. Ahora te mueves por toda la casa a gran velocidad. Sin embargo, no has olvidado la forma de desplazarte que desarrollaste antes de gatear: culear. Cuando no quieres soltar tus juguetes o por alguna otra razón no te sientes seguro gateando, culeas. Papá y yo ya nos acostumbramos, pero a la gente le hace mucha gracia.

Tres meses, mirando los árboles. 

Estás en pleno descubrimiento del mundo. Observas con gran atención cada cosa que sucede a tu alrededor y quieres tocar todo lo que se cruza por tu camino. A veces te enfadas cuando no te dejamos coger algo. Has aprendido a encender y apagar la luz y a colocarte los teléfonos en la oreja. Sabes decir "hola" y "adiós" con la mano y a dar besos volados. Te gusta mucho esconderte detrás de las cortinas, cojines o libros y pasarme la voz para que yo diga: "¿Dónde está Mateo?". Eres un pequeño lector. Me fascina ver cómo pasas las páginas de tus libros con gran concentración. 

El pequeño lector

Este verano hemos descubierto que adoras el mar. Te dejamos en la arena y te vas culeando hacia el mar. Disfrutas sintiendo cómo las olas revientan sobre tu cuerpo. También te encantan los perros. Cada vez que ves uno sonríes y te emocionas, por eso hay días en que te llevo al parque especialmente a ver a los perros que sacan a pasear. Podemos pasarnos un buen rato ahí. Y la música. Cuando escuchas una canción que te gusta me miras y empiezas a moverte al ritmo de la música, siempre sonriendo. 

Seis meses

Ya dices unas cuantas palabras: ma ma ma ma, pa pa pa pa, aguaaaa y caca que la utilizas para una gran variedad de cosas, aunque cambias el tono. Hemos superado la "rebelión en la trona" y ahora comes bien y casi de todo. Ya no comes papillas y te gusta coger la comida tu mismo, con las manos. Te encanta el queso fresco y el yogur, como a mí. Hemos aprendido que la mejor forma de darte fruta es en zumos, así que eso hacemos. Lo del sueño todavía no lo hemos solucionado. Te cuesta dormir y te despiertas varias veces por la noche. Además, siempre madrugas. Antes de las 7am ya estás listo para empezar el día.  

Te gusta que te lleve al parque; ahí juegas con tus pelotas, te subes al columpio y al tobogán. Hemos descubierto que eres un coqueto. Haces ruidos para llamar la atención (sobretodo de las chicas) y cuando consigues que te miren regalas una de tus preciosas sonrisas. No hay quien se resista. 

Con las pelotas

En el columpio

Pero lo más importante es que veo que eres feliz. Tus sonrisas me lo demuestran cada día. 



¡FELICES QUINCE MESES MI VIDA!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...